jueves, 30 de junio de 2011

Vamos de shopping


No puedo entender como es que la gente sigue construyendo edificios destinados puramente a hacerte sentir como el culo. Cada vez los hacen mas grandes, con pisos y pisos interminables, escaleras por todos lados, locales pegaditos uno al lado del otro, parece que el fin es que nunca puedas encontrar la salida, y nada peor como perderse en tu propia angustia y depresión.
No lo hagas más pelotuda, pisar un shopping a fin de mes es lo peor que podés hacer cuando tu ánimo está por el piso… y si está como un rascacielos tampoco vayas, porque aunque puedas comprarte una puta remera siempre vas a querer más.
Salir a caminar por calle Santa Fe es más satisfactorio porque aunque está lleno de locales tenés algún que otro respiro entre los edificios, los kioscos y las confiterías, pero en un shopping no, te atacan todo el tiempo: “esa remera que linda pero sale $300”, “¡el pantalón que busque por todos lados! El mes que viene me lo compro…a ver cuanto está… $500, ok… me prostituyo y me lo compro”.
Los peor de todo es que después de planear miles de estrategias para ver como hacés para juntar la plata para comprarte todas esas cosas, te das cuenta que tenés muy poco código porque ¡hasta pensaste a cuantos viejos guitudos conocés!
Pero después te encontrás con un clown en el subte, que después de hacer reir a todo el mundo y pasar la gorra, le entrega a la nena que pide monedas una bolsa con un montón de abrigos y le dice: “para tus hermanitos”.
Ya se… cero gracia tiene esto, pero capaz te sirve para dejar de ser tan imbécil. Y si… el clown estaba bueno…

2 comentarios:

Marvaldo dijo...

jajaja que es un clown???

sinfiltro dijo...

una especie de payaso...